EXPRESIONISMO ALEMÁN en el Thyssen

EXPRESIONISMO ALEMAN. – 

Actualmente el Museo Nacional Thyssen Bornemisza presenta una exposición temporal, (si bien los cuadros pertenecen a la colección permanente del museo), sobre el Expresionismo alemán, coincidiendo con el centenario del nacimiento de Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza, uno de los más importantes coleccionistas del siglo XX. 

El movimiento Expresionista surgió como consecuencia de los cambios sociales y políticos que venían produciéndose en Europa a raíz de los avances tecnológicos, la industrialización, y como no,  la influencia del padre del psicoanálisis Sigmund Freud.  Cambios estos que originaron una serie de movimientos artísticos que influyeron en todas las artes, destacando, por ejemplo, en Arquitectura (Otto Wagner), Literatura (Alfred Döblin),  Música (Arnold Schönberg), Escultura (Käthe Kollwitz) y como no en la Pintura.   Y fue precisamente en Alemania donde surgieron dos de los movimientos pictóricos mas significativos del Expresionismo. 

Die Bücke (El puente).–   Movimiento iniciado en 1905, en la ciudad de Dresde, por un grupo de pintores que comienzan a revelarse con la forma de vivir de la sociedad.  Vivían juntos y practicaban el nudismo, en la creencia, que vivir como salvajes aumentaba su creatividad.     Con su, “no técnica”, como base de sus obras, utilizando colores fuertes, vibrantes, agresivos, pinceladas toscas y motivos desfigurados, mostraban el desencanto que sentían con cuanto les rodeaba.   Era su modo de protesta y rechazo hacia la burguesía reciente y las políticas sociales.   Pretendían, a través del arte, modificar la actitud social del futuro. 

A este grupo de pintores, encabezados Por  cuatro estudiantes de arquitectura, entre los que se encontraba Kirchner, llegó a integrar a más de 60 seguidores y expandirse a Berlín. En 1913, Die Brücker se disuelve como grupo, empezando sus integrantes a trabajar de forma individual.     La actividad como grupo fue corta, pero muy consistente en el tiempo.

Der Blaue Reiter (El caballo azul).-  Este movimiento similar a Die Brücke, surgió en 1911 al Sur de Alemania, en Múnich.  Si bien fue similar al grupo de Dresde en la utilización de colores vivos, se acerca a la obra de una manera diferente;  menos agresiva en la pincelada, se centra más en el paisaje y el desnudo, incluso en las formas puede observarse ciertas connotaciones clásicas, busca la armonía del hombre y los animales con la naturaleza simbolizando la unión y convivencia entre todos.   

Fundamentalmente este movimiento buscaba la esencia de las cosas, la espiritualidad, el lenguaje abstracto que encuentran en la música.     Kandinsky, por sus amplios conocimientos musicales hace suyo este concepto, crea sus cuadros como si fueran composiciones musicales, intentando así crear similares emociones en el espectador. 

En los años 30, con la llegada de Hitler al poder, el expresionismo alemán pasa a ser “arte degenerado”.  Se estigmatizan unas 16.000 obras, de las que 5.000 fueron quemadas y el resto vendidas o almacenadas.       Con algunas de estas obras almacenadas, se organizó una exposición itinerante por diferentes ciudades de Alemania, con el fin de mostrar a los alemanes lo que, No, se debía hacer.  Curiosamente el éxito de esta exposición batió récor de asistencia.     

Al acabar la segunda guerra mundial, el llamado  “arte degenerado” , empezó a ser demandado por los grandes coleccionistas entre los que se encontraba Heinrich Thyssen-Bornemiza, quien en 1961 adquirió su primera obra expresionista, una acuarela de Emil Nolde,  a partir de ese momento inició la compra de gran parte de las obras de la exposición del “Expresionismo Alemán “ que hasta el 14 de marzo de 2021, podemos admirar reunificadas en el Museo Thyssen Bornemisza. 

Clara Bañeros. Madrid. Noviembre. 2020. 

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *