Pintura sobre lienzo

Julio Romero de Torres

Julio Romero de Torres pintó a esta mujer morena. Se desconoce la identidad de la modelo, aunque es posible que se trate de Mª Teresa López González – “La Fuensanta”-, modelo que figura en varias obras del pintor.

Lo asombroso de esta restauración fue la sorpresa de la verdadera pintura de Julio Romero debajo de lo que parecía una burda copia. Según se iban eliminando los repintes, la mujer iba perdiendo una piel tosca y verdina para recuperar la tersura y tonalidad propia de una joven andaluza. Incluso los pendientes eran falsos…

Emiliano Lozano

“Autorretrato caricaturesco en las eras de la Cruz” es el título de este lienzo del pintor taranconero. Óleo de grandes dimensiones (1,10 cm. x 90 cm.) donde este artista reúne su pasión por el retrato, la caricatura y la obra costumbrista.

Los colores del atardecer manchego se recuperaron tras la limpieza del lienzo, amarilleado a causa de la oxidación de los barnices. En las diversas catas de limpieza se percibe como va desapareciendo el tono sombrío que cubría la obra antes de la restauración.

Alfredo Palmero

El “Maestro Palmero” nació en Almodóvar del Campo (Ciudad Real) en 1921 y se convirtió en uno de los pintores españoles más conocidos en el siglo XX. Conocido como el pintor de las escenas de toros, de la Belle Epoque, de los caballos de la Luna, de los cafés de los años 20, dejó una gran obra repartida por todo el mundo.

Este óleo se pintó en 1954 y representa al torero Manolo Vázquez. La única intervención que demandó el propietario fue eliminar el repinte que figuraba al lado de la firma del pintor.

Ricardo Verdugo Landi

Artista malagueño (1871-1934) que desde el comienzo de su formación muestra un especial interés por las marinas, como es el caso de esta “Vista del puerto de Málaga”.

Los tratamientos del soporte consistieron en la colocación de parches, injertos, y suturas de hilo. En la capa pictórica sólo se llevó a cabo una limpieza de la suciedad superficial.

Ramón Esteban

Este artista de Brihuega pintó los paisajes de su pueblo. En esta representación del puente de Brihuega, el pintor detalla la flora y la fauna del lugar con una minuciosidad exquisita: los colores de los pájaros, las ovejas, y hasta el pez que el pescador está cogiendo a la orilla del río.

El estado general de conservación del lienzo era bueno. Tan solo se realizó una aligeración del barniz para aclarar el tono de la obra.

IMG_0365 comprimida

No se admiten más comentarios