Miguel Condé. Dibujos.

El Centro de Arte La Artigua tiene el placer de presentaros en las próximas semanas una exposición de dibujos de un artista al que admiramos, Miguel Condé, pintor y grabador consumado al que deseamos rendir un sentido y humilde homenaje por el extraordinario trabajo realizado en los últimos 60 años. Se trata de una colección privada de dibujos ejecutados principalmente en los años 80´s, coincidiendo con su paso y colaboración en Alemania con la Galería e imprenta manus presse. Obras con la misma fuerza y energía que desprenden sus óleos de gran formato y los espectaculares grabados de toda una vida de intensa y terapéutica investigación.

Mexicano aunque nacido en Pittsburg y establecido desde hace décadas en sus ateliers de Madrid y Sitges, realizó la primera gran exposición individual en la Provincetown Gallery de Massachusetts (1958), y Juana Mordó apostó por él en nuestro país en 1974, publicando una histórica serie de grabados (la Suite Guggemheim) iniciada en 1974, detonante de su reconocimiento internacional en la Documenta 6 de Kassel (1977)  y gran perplejidad que produjo en nuestro país esta serie con la memorable exposición que tuvo lugar en la Biblioteca Nacional de Madrid en 1978. También arriesgó por el artista, fascinado, el fundador en Stuttgart de manus presse, Roland Hänssel, con exposiciones en 1976, 1978 y 1982, editando numerosos aguafuertes y una Suite maravillosa sobre la intempestiva y polifacética figura del lituano Jurgis Baltrusaitis, una de sus indudables fuentes de inspiración. Y precisamente la mayoría de los dibujos que presentamos pertenecen a este periodo.

El dibujo de Miguel Condé trasciende a toda narrativa racional con escenas teatralmente surrealistas. Sin renunciar a la figuración, sus intemporales personajes sufren una incierta metamorfosis en el imperativo devenir del claustrofóbico encuadre. Ícaros que se precipitan al mundo, Magos que reclaman la frágil apariencia de la realidad, Sabios que apelan a la ignorancia en la búsqueda de un instante sobrecogedor, de una obra perfecta. Clowns sin patria y Trotamundos sin destino, que se elevan desnudos por encima del hombre. Fláneurs y vagabundos que traducen con la suficiente distancia el caos de las cosas, el Laoconte como símbolo inescrutable de la destrucción y de la muerte. En suma, actores y composiciones que inspiran soledad, personajes humanos, demasiado humanos, repletos de enigmática y hierática melancolía bajo un sorprendente y sereno espectro de colores cálidos y candentes que se fraguan en el detalle parcial del trazo. Condé es un ecléctico posmoderno, que nos recuerda que mucho estaba dicho en el El Bosco o en Brueghel, en Velázquez o en Caravaggio. Resonancias medievales, renacentistas y barrocas que conviven con las miserias de nuestro tiempo, actualizándolas con poético contraste para nuestro propio teatro del absurdo.

Os invitamos, desde La Artigua a admirar estos dibujos. También os recomendamos la página oficial del artista, tan necesariamente austera, con los seis maravillosos catálogos que incluye. Especialmente el primero (Péle-méle, 1972-2006, una retrospectiva sobre su trabajo realizada en Sitges), con una selección de citas de Condé extraídos de El fabuloso mundo de Miguel Condé, de María Lluïsa Borrás, junto a una extraordinaria entrevista a Miguel Condé del curador e historiador del arte,  Michael Peppiatt.

http://www.miguelconde.info/es.html

http://www.miguelconde.info/Catalogues/Miguel%20Cond%C3%A9%20Sitges%202007.pdf

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *