TOULOUSE-LAUTREC Y LOS PLACERES DE LA BELLE-ÉPOQUE

Jane AvrilFundación Canal

Mateo Inurria, 2. Madrid

8 de febrero – 6 de mayo 2018

En la Fundación Canal puede contemplarse la exposición “Toulouse –Latrec y los placeres de la belle-époque”. El título de la muestra nos transporta al París de los últimos años del siglo XIX y primeros del XX. Por primera vez en España podrá contemplarse la obra completa de carteles del pintor francés Henri Toulouse-Lautrec, una colección compuesta por 33 carteles donde el artista retrató el París de finales del siglo XIX y los placeres de su noche. Las obras expuestas pertenecen al Museo de Ixelles en Bélgica y constituyen una de las dos únicas colecciones de carteles del artista francés.

Durante aquella época, la capital francesa fue sin duda el foco principal de un movimiento estético y cultural que dio paso a las vanguardias que revolucionarían posteriormente el mundo del arte. En el período conocido como belle-époque, Francia era de las principales potencias  europeas, y no es casualidad que esta circunstancia irradiara en la política, la economía, la cultura y las artes de este país. Además la II República trajo nuevos aires de libertad tanto en política como en costumbres. Esta nueva mentalidad propició una sociedad más abierta y hedonista. París era una fiesta, si no para todos, sí para los ciudadanos de una burguesía acomodada; en la ciudad bullían todo tipo de espectáculos musicales y teatrales.

A través de 65 obras —los 33 carteles que Toulouse Lautrec produjo más otros tantos de importantes artistas coetáneos como Alfons Mucha  o Jules Chéret— se abordan algunos de los importantes cambios que la modernidad trajo en los últimos años del siglo XIX y principios del XX. Cambios que afectaron tanto al arte, la literatura y los espectáculos, como a los usos sociales. La exposición se divide en cuatro partes: Los placeres de la noche. El cabaret parisién; Los placeres de los escenarios; Los placeres literarios y artísticos; y Los placeres modernos. El consumo.

Aristide Bruant

Los carteles del pintor postimpresionista relatan la noche y los placeres de la capital francesa de finales del siglo XIX. Entre las litografías figuran carteles del conocido cabaret El Molino. Destacan las bailarinas de can-cancán, como la famosa Goulue o el retrato de Aristide Bruant, cantante y propietario de locales nocturnos.

Estos carteles se hicieron famosos en la segunda mitad del siglo XX, debido a sus reproducciones masivas en forma de posters o de objetos masivos como ceniceros. En cierto modo, pueden considerarse un precedente del Pop-Art.

La Goulue

Toulouse-Lautrec supo captar magistralmente los movimientos del can-can, entonces considerado un baile indecente, y la alegría en los rostros de las bailarinas. Los dibujos del artista son precisos y a la vez ágiles como las ellas. Los colores planos  pero intensos. En cierto modo, los carteles parecen estampas japonesas, entonces muy de moda. En la muestra pueden verse también carteles realizados por el artista checo Alfons Mucha con su inconfundible aroma Art Decó.

En resumen la exposición de Toulouse-Lautrec es una excelente excusa para darse un paseo por el alegre y libertino Paris de belle-époque.

Sergio Vallejo Fernández-Cela

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *